El apoyo familiar, pilar del trabajo emprendedor

El apoyo familiar, pilar del trabajo emprendedor

por | Dic 6, 2016 | Bancos comunales, barrios, Historias Emprendedoras

Gabriela Antivero tiene 42 años y una energía arrolladora. Es una emprendedora de José C. Paz que trabaja de manera independiente hace, al menos, 15 años.
Mamá de tres hijos, decidió abandonar su trabajo como encargada en un local de ropa deportiva y comenzar su propio emprendimiento con el apoyo de su marido. Incursionó en varios rubros hasta que descubrió a su “verdadero amor”. Desde hace diez años vende bijouterie de oro y plata. “Amo lo que hago porque manejo mis horarios”, cuenta. Su familia tiene un rol fundamental y si bien su hija mayor trabaja junto con ella, el resto colabora con su emprendimiento y la apoya incondicionalmente.

En sus comienzos, fue revendedora de otra emprendedora, quien le daba la mercadería y una comisión por sus ventas. Sin embargo, cuando despidieron a su esposo del trabajo, decidieron invertir la indemnización que él recibió en comprar su propia bijouterie e independizarse. Desde ese momento, su emprendimiento no dejó de crecer.
Como buena autodidacta, diseñó algunas estrategias para que eso sucediera, como por ejemplo, emplear el sistema de revendedoras -actualmente tiene cinco pero llegó a tener veinte personas trabajando con ella- e incentivar a sus clientas, mediante regalos y descuentos, a que recomienden sus productos a otras mujeres. Aunque trabaja otros rubros, como productos de cosmética natural, ropa interior y carteras, reconoce que el de bijouterie es su favorito.

Desde hace tres años forma parte del Banco Comunal “Ave Fénix” como Tesorera de Cuenta Interna. Conoció a Nuestras Huellas a través de una vecina que la invitó a participar de una reunión y conocer de qué se trataba.
A Gabriela le encanta ir a las reuniones, disfruta de un tiempo que es para ella y para su emprendimiento porque allí aprende mucho. Destaca que al formar parte del “banquito” descubrió el valor del ahorro y la importancia de profesionalizar su trabajo. Es por eso que participó de muchos de los cursos que se dictan para los emprendedores: “Me gusta el tema de los números y siempre supe sobre eso pero había cosas que yo no me daba cuenta y que ahí me hicieron notar. Con ellos aprendí bien a calcular el costo exacto, me enseñaron que hasta la última moneda la tenía que sumar. Eso me ayudó mucho”. Con la misma pasión y entusiasmo con la que habló durante toda la entrevista, cuenta que tiene muchos proyectos por delante. Quiere diseñar su propia marca y así volver únicos los productos que vende. Además, sueña con que su emprendimiento continúe creciendo como hasta ahora para poder ayudar a su hija a terminar su casa.

También comparte los planes de “Ave fénix”. El siguiente paso según Gabriela es lograr que todas las integrantes usen herramientas informáticas tanto para sus emprendimientos como para las tareas que deben realizarse para el “banquito” “Si nos perfeccionamos todo va a ser mucho más rápido, más fácil y hasta vamos progresar económicamente. Vamos a poder aumentar la cantidad de créditos y nos va a ir mejor”
Seguramente, la próxima vez que nos encontremos lo hayan conseguido.

> Por Eliana Molina, Colaboradora Voluntaria.

Más fotos del trabajo de Gabriela en nuestro álbum

Conocé más