Cami Aguirre: El camino de una emprendedora que va por más

Cami Aguirre: El camino de una emprendedora que va por más

por | Ene 31, 2017 | Bancos comunales, barrios, Historias Emprendedoras

Camila Aguirre tiene 23 años, y desde hace cinco forma parte del Banco Comunal “Mujeres de la Esperanza” que se reúne los lunes cada quince días en el barrio Los Troncos del Talar, en Tigre.
Es una de sus integrantes más jóvenes, y el día de la reunión su casa es el punto de encuentro. Allí alrededor de la mesa de la cocina sus compañeras terminan de juntar las planillas, cerrar los sobres y despedirse para partir cada una a trabajar. Ella tiene aún una tarea más relativa al Banco Comunal: como cobradora de Cuenta Externa, debe ir al banco a depositar las cuotas que recaudaron ese día. Ese crédito, como explica, es el que Nuestras Huellas otorga a cada una de las socias emprendedoras, mientras que cuentan también con una Cuenta Interna producto de los ahorros propios del Banco Comunal. Tiene una buena relación con sus compañeras, hay una gran capacidad de escucha en el grupo y se organizan para tomar decisiones: por ejemplo, a la hora de hablar con alguien porque lleva un retraso en los créditos o al aceptar a un nuevo miembro en el grupo.

Cuando Cami empezó con su emprendimiento, hace seis años, visitaba a los clientes en sus casas enseñando su mercadería: ropa para niños y adultos, principalmente damas. El trabajo de comercializar indumentaria le resulta cómodo porque su madre lo realizaba y además porque tiene facilidad de trato con sus clientas; le gusta lo que hace. Al principio invertía el dinero que su padre le prestaba, compraba, vendía y se lo devolvía, pero al año conoció al “banquito” y decidió sumarse. Hoy planifica qué monto de crédito pedir en base a sus ventas y se asegura en primer lugar de poder devolver cada cuota en tiempo y forma. Así logró ascender hasta obtener el préstamo más importante al que acceden las socias de los Bancos Comunales, lo cual logran demostrando que son capaces de administrar sus finanzas y ahorros y devolver los montos en el tiempo estipulado.

Al nacer su bebé, Camila decidió llevar a cabo su emprendimiento desde la comodidad de su hogar. Para esto acondicionó una habitación y organizó las prendas para poder exhibirlas ante cualquier persona que la visite. A la vez toma fotografías que publica en Facebook, y de este modo le resulta más fácil anunciar la entrada de nueva mercadería. Combina la atención en su local con un trabajo al que asiste de lunes a viernes en horario part time. Al regresar a su casa, checkea los mensajes que interesadas dejan en la red social para poder visitarla y elegir qué llevarse. Para asegurar su clientela, ofrece que se lleven las prendas en el momento y le vayan pagando en pequeñas cuotas en efectivo, y de esta forma “vuelan” enseguida. Para las Fiestas en diciembre vendió en un par de días todo lo que había comprado y recuperó lo invertido antes de lo calculado.

El próximo paso será ampliar su casa para poder brindar una mejor atención a sus clientes. Pidiendo un crédito de Cuenta Interna, comprará materiales para construir una planta alta con dormitorios que se convertirán en espacios de su local, añadiendo cambiadores para que el proceso de compra sea más cómodo y eficiente.

> Más fotos del emprendimiento de Cami en nuestro álbum

Conocé más