Microfinanzas: Cómo golpea la cuarentena a pequeños emprendedores y ONGs que trabajan contra la pobreza

Microfinanzas: Cómo golpea la cuarentena a pequeños emprendedores y ONGs que trabajan contra la pobreza

por | Dic 10, 2021 | Prensa

Es una tarea especialmente cimentada en los vínculos y en la confianza generada entre personas. La actividad de las microfinanzas que desarrollan decenas de organizaciones no gubernamentales (ONGs) en la Argentina tiene al encuentro presencial como insumo fundamental: se presta dinero, se asesora y se acompaña en el desarrollo de pequeños emprendimientos económicos, y se le da seguimiento a lo que pasa en el entorno de las familias, que están generalmente en situación de alta vulnerabilidad social. ¿Qué pasa con esta actividad durante la actual cuarentena a la que llevó la pandemia de coronavirus?

El acompañamiento virtual; la suspensión del cobro de cuotas de los microcréditos (alguna veces forzada por la falta de dinero y otras, por la falta de acceso a modalidades de pago sin billetes); la ayuda para la inscripción a los programas de subsidios estatales; la transferencia, a familias en la pobreza, de dinero recaudado en campañas especiales; la organización de redes para ventas online, y las capacitaciones a distancia son algunas de las tareas de quienes están en estas organizaciones, que dejaron de percibir fondos y que hasta ahora no fueron tenidas en cuenta por las políticas públicas. Al final de esta nota se consignan los datos para colaborar con varias de ellas. Una preocupación fuerte es cómo pagar salarios y retribuciones a los asesores de crédito: tras haber abonado marzo, en muchos casos no se sabe si se podrán afrontar las obligaciones de abril.

Es una tarea especialmente cimentada en los vínculos y en la confianza generada entre personas. La actividad de las microfinanzas que desarrollan decenas de organizaciones no gubernamentales (ONGs) en la Argentina tiene al encuentro presencial como insumo fundamental: se presta dinero, se asesora y se acompaña en el desarrollo de pequeños emprendimientos económicos, y se le da seguimiento a lo que pasa en el entorno de las familias, que están generalmente en situación de alta vulnerabilidad social. ¿Qué pasa con esta actividad durante la actual cuarentena a la que llevó la pandemia de coronavirus?

El acompañamiento virtual; la suspensión del cobro de cuotas de los microcréditos (alguna veces forzada por la falta de dinero y otras, por la falta de acceso a modalidades de pago sin billetes); la ayuda para la inscripción a los programas de subsidios estatales; la transferencia, a familias en la pobreza, de dinero recaudado en campañas especiales; la organización de redes para ventas online, y las capacitaciones a distancia son algunas de las tareas de quienes están en estas organizaciones, que dejaron de percibir fondos y que hasta ahora no fueron tenidas en cuenta por las políticas públicas. Al final de esta nota se consignan los datos para colaborar con varias de ellas. Una preocupación fuerte es cómo pagar salarios y retribuciones a los asesores de crédito: tras haber abonado marzo, en muchos casos no se sabe si se podrán afrontar las obligaciones de abril.

Es una tarea especialmente cimentada en los vínculos y en la confianza generada entre personas. La actividad de las microfinanzas que desarrollan decenas de organizaciones no gubernamentales (ONGs) en la Argentina tiene al encuentro presencial como insumo fundamental: se presta dinero, se asesora y se acompaña en el desarrollo de pequeños emprendimientos económicos, y se le da seguimiento a lo que pasa en el entorno de las familias, que están generalmente en situación de alta vulnerabilidad social. ¿Qué pasa con esta actividad durante la actual cuarentena a la que llevó la pandemia de coronavirus?

El acompañamiento virtual; la suspensión del cobro de cuotas de los microcréditos (alguna veces forzada por la falta de dinero y otras, por la falta de acceso a modalidades de pago sin billetes); la ayuda para la inscripción a los programas de subsidios estatales; la transferencia, a familias en la pobreza, de dinero recaudado en campañas especiales; la organización de redes para ventas online, y las capacitaciones a distancia son algunas de las tareas de quienes están en estas organizaciones, que dejaron de percibir fondos y que hasta ahora no fueron tenidas en cuenta por las políticas públicas. Al final de esta nota se consignan los datos para colaborar con varias de ellas. Una preocupación fuerte es cómo pagar salarios y retribuciones a los asesores de crédito: tras haber abonado marzo, en muchos casos no se sabe si se podrán afrontar las obligaciones de abril.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/economia/microfinanzas-cuarentena-emprendedores-ong-nid2353108/

Conocé más